domingo, 31 de agosto de 2014

VENTILANDO SECRETOS

Con el lento caminar de las horas vuelven las emociones a rendirle culto a la melancolía. Un lienzo cuelga de la pared, como cubriendo la incertidumbre de todos los tiempos mientras, un poco más adentro, casi en medio de la mesa en que se alimenta la angustia, los sones del silencio enmudecen cada vez más. Tienen ese olor rancio de la masacre incontrolada, ese sabor insípido del porvenir incierto y agripado, la rugosa superficie de lo que aún no SE termina de construir y el rostro demacrado de las ideas trasnochadas. Sobre el velador una pequeña caja guarda cada secreto que dejara de serlo cuando logre dar vuelta la tela de tu vestido...por ahora los conozco bien pero finjo ignorarlos. Tus secretos viajan constantemente en un ir y venir inagotable, alimentándose por seguro de tu silencio, quizás también de tu cobardía y posiblemente de tu realidad. Nunca sabré si tu realidad es tan real como tu misma, porque cada vez que te encuentro te siento más lejana. Dejaré que las cuentas destilen su cuota de olvido y que en mi historia la cuenta de tus hojas deje de ser tan sólo un pensamiento invisible que me niego a borrar. Escribiré letras sobre letras para ir cubriendo tu memoria pero siempre, bajo el mantel, quedará la huella que un día estableciste para mi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada